«Cambiamos la forma de planificar para lograr mejorar el aprendizaje de nuestros estudiantes»

por | Mar 22, 2022 | Auncios | 0 Comentarios

Carmen Urriola es profesora de Lenguaje y trabaja en el Liceo Agrícola José Abelardo Núñez desde hace 17 años. Actualmente es Jefa de UTP del establecimiento. habló sobre la interculturalidad, sello del establecimiento, el desafío de las clases híbridas, y el acompañamiento de Chaka para incorporar todas sus herramientas.

¿Cómo es el perfil de los estudiantes del liceo?

Son bastante diversos, pero también tienen muchas cosas en común. Un gran porcentaje es hijo de migrantes, tenemos un 90% más o menos perteneciente a algún pueblo originario, en este caso al aimara y un porcentaje menor al quechua. De las dos etnias, casi todos son de ascendencia boliviana y un porcentaje de ascendencia
peruana.

Ustedes están lejos de la ciudad

Al estar ubicados en el valle de Azapa la gente que llega de Bolivia viene a las parcelas para trabajar la agricultura entonces de allí vienen nuestros niños. Son bastante tímidos, pero dentro del colegio somos como una familia. Todos se conocen, viajan juntos en los micros de acercamiento, etc. Hace poco hicimos una feria científica, y se notó cómo dejaron la timidez a un lado para explotar lo mejor de ellos y participar de las actividades. En todos estos años el perfil de nuestro estudiantado ha ido cambiando, antes teníamos estudiantes que salían de cuarto medio, terminaban su práctica y se iban al mundo del trabajo, se iban a trabajar.

¿Principalmente en el campo?

Especialmente al campo. Hoy en día no, hoy nuestros estudiantes postulan a las universidades, o a los institutos, continúan sus estudios y eso ha ido cambiando, hemos ido dándoles oportunidades, mostrándoles un mundo más allá del que ellos veían. Nosotros tenemos actividades extra aula, y llevar a los niños, por ejemplo, acá en Arica a la playa no es algo nuevo ¿cierto? Porque vivimos en la orilla de la playa, pero llevar a un niño de Azapa por primera vez a ver el mar y ser testigo de esa experiencia es muy bonito, les mostramos que hay algo más allá.

Considerando el altísimo porcentaje de alumnos que pertenecen a alguna etnia originaria y el sello del establecimiento que es la interculturalidad, ¿cómo se trabaja, cómo se acoge y de qué manera el liceo se adapta a esa multiculturalidad?

Somos parte de su cultura; estamos ahí. No es cosa de celebrar el día del Machaq Mara, no, nosotros ya tenemos instaurado nuestro cerro sagrado, ese día por ejemplo, al celebrar esa actividad desde las 6 o 5 de la mañana estamos arriba del cerro y hacemos todo un proceso en la semana previa relacionado con sus costumbres.
Además en los planes tenemos la asignatura de aimara porque tenemos más del 50% de niños de otra etnia por lo que desde primero a octavo básico damos la asignatura de aimara y, a través de esa misma asignatura, trabajamos multidisciplinariamente y generamos diferentes espacios. Es algo que se trabaja durante todo el año. El cambio climático también se vincula con lo intercultural, por cómo el pueblo aimara ve este fenómeno, el trabajo a la tierra, el cultivo, el respetar la naturaleza es una forma de vida.

¿Del idioma aimara estudian el lenguaje o las costumbres?

Ambos, estudian el lenguaje y la cultura porque es una forma de fortalecer toda la cultura aimara. Si vas a sus casas, verás que hablan en aimara y nosotros tenemos
niños que hablan aimara, muchos ya no lo escriben, pero lo hablan y los colegas de esa asignatura, también hablan aimara.

¿Cómo han enfrentado el año 2021 entendiendo que en el 2020 tuvieron el difícil desafío de abordar las clases remotas? ¿Trabajaron con clases híbridas?

Tal vez no fue tan complejo como el 2020 con los problemas de conectividad que tenemos en el valle de Azapa. Además, Arica fue una de las ciudades que estuvo con
mayor tiempo en cuarentena entonces fue bastante complejo el trabajo de los profesores que tuvieron que encontrar la forma de enviar el material porque no todos se podían conectar. En el 2021 nos fue un poco mejor, aunque no pudimos implementar las clases híbridas porque si poníamos un computador a transmitir, en la sala de al lado la señal se caía. Si bien el SLE invirtió en internet no alcanzó para los pueblos rurales y nosotros estamos dentro de la ruralidad. Así que en el 2021 nuestro plan de trabajo, sobre todo el primer semestre, fue online, pero a partir del segundo semestre se integraron desde NT1 hasta cuarto básico.

¿De forma presencial?

En forma presencial y en forma alternada, cumpliendo aforos. Teníamos una semana con un grupo y la otra semana con el otro e íbamos combinando lo sincrónico con
actividades para los niños que estaban en sus casas. No lo podíamos hacer con todos porque estábamos haciendo obras de electricidad, entonces hacer ir a más niños
era muy complejo. Pero todos aquellos niños de los cursos más grandes que no se podían conectar, tuvieron que ir de forma presencial. Ahora tenemos todas las salas ocupadas, pero con los cursos más chicos hasta 4°B con cursos normales igual que 3°M y 4°M, y de quinto a segundo medio sólo con niños que se van a conectarse y
a hacer trabajos.

Explícame más sobre el trabajo de los alumnos de 5°B a 2°M, ¿por qué solo van algunos?

De 5° básico a 2° medio solamente van en forma presencial aquellos niños con problemas de conexión, o que no hacían las tareas o con algún riesgo de repitencia o que no lograron algunas habilidades. Tenemos otro grupo que, si bien está yendo a clases presenciales, están muy retrasados en sus aprendizajes por lo que están en reforzamiento.

Dado que una clase híbrida supone mucho equipamiento, como pantalla, proyector, cámara, etc. ¿tienen todo eso disponible?

No, incluso muchas veces algunos profesores hacen su clase desde el colegio con su internet personal. En este sentido, la situación seguirá siendo compleja.

¿De qué manera han influido los talleres de Chaka a tu tarea y al liceo? ¿Qué les ha servido y qué obstáculos han tenido en la implementación de esta línea de formación directiva?

Fueron muy significativos los talleres y el seguimiento y acompañamiento. No solamente ingresamos al proyecto Chaka y nos involucramos con los puentes de aprendizaje, pero también experimentamos y sentimos el trabajo colaborativo, y ya tenemos esos conocimientos para darle valor y significado a este trabajo. Yo he aprendido mucho, también por la forma de ayudarnos a observar el planteamiento de una clase para lograr algo significativo en el aprendizaje de nuestros estudiantes. Me ha servido además para entender el proceso que están viviendo mis colegas. El hecho de ir entendiendo real mente lo que significa el aprendizaje profundo y cómo
le doy una vuelta a través de la planificación invertida, cómo incorporo la metacognición, la retroalimentación y cómo esto se puede lograr a través del trabajo colaborativo es lo que sigo reflexionando.

¿Cómo ves a los profesores que están participando en el programa? ¿Se apropian de los lineamientos?

Yo lo he visto en las clases observadas, o sea la clase que los docentes prepararon y conversando con ellos -aunque hemos estado más bien online-, veo que hay una
búsqueda. Siento, que cuando ellos presentan sus trabajos, se han ido empapando de lo que significa Chaka, de lo que significa el trabajo colaborativo, buscar la mejor forma de enseñar a los estudiantes. Nos van a faltar años, por cierto, para que esto se instale bien. El problema es que la pandemia nos quitó mucho

Sí, claro, mucha energía se fue en otro sentido.

Claro y de verdad estar sentado frente a un computador escuchando algo no es como vivirlo; estar ahí y compartir. Hacer la caminata para ver el trabajo en el aula, por
más que tengamos la última tecnología, no es igual a ese acercamiento. Igual hemos avanzado, se está trabajando y los colegas se han ido empapando de lo que involucra esta forma de trabajo.

Por último, dime en una frase, algo que haya influido positivamente en el liceo, en algún profesor, o rescatar alguna anécdota.

El otro día, por ejemplo, tuvimos que presentar a todos los colegios de la red TP lo que hacíamos en Chaka, como trabajo innovador: mostramos cómo se estructura la clase, cómo se trabaja para lograr los aprendizajes de los alumnos y los participantes de la red se quedaron maravillados por la forma en que Chaka acerca el conocimiento, desarrolla las habilidades de los estudiantes, de cómo de verdad se construyen puentes para el aprendizaje. De verdad construir el “puente” es un trabajo
colaborativo, construir el “puente” es un trabajo que involucra. Mirar la planificación con otra mirada y no por cumplir, sino con una mirada para provocar cambios en
los niños, en los estudiantes y a través de ese quehacer, se puede provocar una forma distinta de vida.

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 5 / 5. Recuento de votos: 1

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.