» Cuando realizamos la metacognición de la práctica docente, destacamos el error como una herramienta de aprendizaje»

por | Oct 17, 2022 | Reseñas | 0 Comentarios

Por: Tania Espinoza, Coordinadora de Gestión Pedagógica en Matemática

En un programa como Chaka, el acompañamiento ha sido el soporte y la contención en los momentos más difíciles de nuestros docentes como profesionales que persiguen desarrollar el potencial de sus estudiantes y de ellos mismos. El acompañamiento es mucho más que observar la clase, porque consta de un proceso de mejora de las prácticas en base al diseño de las mismas, su implementación y la reflexión con foco en la mejora continua. Dado lo anterior, estas instancias son un espacio de confianza y democrático donde intercambiamos ideas, diseñamos en conjunto la clase y se proponen estrategias donde se pueda explicitar los componentes del programa, y no por un tema antojadizo, sino porque son parte de las inquietudes y desafíos personales de los mismos docentes. Observamos que las y los docentes son apasionados en su labor, y que el denominador común es que están ávidos por experimentar y siempre mejorar las experiencias de aprendizaje, aproximándonos al aprendizaje profundo y al desenvolvimiento de alguna actividad auténtica o desafiante para sus estudiantes. En relación a lo anterior, uno de los desafíos actuales es que las y los docentes puedan despojarse de la creencia que el error es malo, sobre todo cuando se trata de autovalorar la propia práctica y reflexionar a partir de ella. En los talleres de formación, cuando abordamos el tema y realizamos la metacognición de la práctica, destacamos el error como una herramienta de aprendizaje para nosotrxs mismxs.

Después de Chaka, veo a las y los docentes empoderados en su rol y siendo embajadores de la Metacognición, la retroalimentación, la colaboración y el diálogo en la sala de clases con sus estudiantes y en sus comunidades profesionales. Creo que serán capaces de irradiar los componentes humanos y las estrategias pedagógicas a sus pares. En este sentido, creo fehacientemente que Chaka ha significado no sólo ser un taller semanal, sino una experiencia de seguimiento con el propósito de movilizar el aprendizaje profundo, que está impulsando la transformación de las prácticas educativas.

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.