“Hemos profundizado en herramientas como la retroalimentación y el liderazgo distribuido”

por | Feb 8, 2022 | Auncios | 0 Comentarios

Vivian Humire es profesora de Historia, trabaja desde hace 19 años en el Liceo Agrícola Padre Francisco Napolitano y en la actualidad, es Jefa de la UTP. Contó cómo fue la evolución del establecimiento que posee un entorno cultural diverso, los problemas de conexión y el impacto del modelo pedagógico de Chaka en sus salas
de clase.

¿Cómo es el perfil de los alumnos dada la ubicación rural del colegio y su cercanía a las culturas originarias?

El perfil de nuestros estudiantes ha cambiado a través del tiempo, aparte de la ruralidad, tenemos la característica de ser un internado y tener una residencia estudiantil para damas y varones. En los inicios del colegio, llegaban muchos estudiantes con problemáticas conductuales. En el 2013, hicimos un cambio en nuestro Proyecto Educativo, nos capacitamos gracias a la Fundación Natura en todo lo que es educación integral, y comenzamos con un proceso de reformular nuestros planes de estudio más que nada en las horas de libre disposición porque definitivamente nuestros estudiantes necesitaban más trabajo con el tema emocional. Nuestra idea es trabajar reconstituyendo muchas veces el alma de los niños porque tenemos estudiantes con muchas problemáticas que tienen que ver con quiebres que han tenido en sus vidas, con vulneración de derechos, desarraigo, etc. Mucho antes de que la integralidad fuera una ley, nosotros ya teníamos a la inclusión como sello. ¿De dónde son originarios sus estudiantes?

Aproximadamente el 30% de nuestros estudiantes son extranjeros, principalmente peruanos y bolivianos, y un gran porcentaje de estudiantes que son de los dos valles principales de Arica tanto de Lluta, donde estamos, como de Azapa. Son chiquillos muy esforzados, se levantan a las 5 de la mañana para estar acá en el colegio. Y en el ámbito de la convivencia, también se ha hecho un trabajo muy fuerte. En resumen, son niños con un alto índice de vulnerabilidad; casi un 80% tanto en básica como en media, con padres con un bajo nivel de escolaridad. Estos últimos años, hemos visto gratamente que el tema técnico, que a nosotros nos preocupaba mucho, que salieran con un buen nivel como técnicos profesionales, nos está dando resultados: nuestro índice de titulación ha mejorado bastante.

Tienen expectativas en su proyecto de vida; salen con un proyecto personal ya sea explotando sus tierras como también seguir estudiando.

Sí. El proceso natural acá no es ir directamente la Universidad, sino primero a un CFT (Centro de Formación Técnica) donde siguen la misma especialidad y, como hay
convenios que permiten que los chiquillos una vez egresados del CFT puedan continuar a nivel superior, eso también está pasando estos últimos años. Este año que
partimos con mucha incertidumbre entre cuarentena y presencialidad, yo creo que fuimos uno de los primeros colegios en Arica en volver a clases presenciales.

¿Cómo llegan a ese pequeño porcentaje de alumnos que no está asistiendo en forma presencial?

Tenemos un horario alternativo también que es online, tenemos horas online para ellos y también se les apoya con la entrega de material impreso, de guías, de módulos que en estas clases online se van trabajando.

¿Con qué recursos tecnológicos trabajan y cómo es la conectividad, dado que son rurales?

La conexión es un problema que tenemos acá en el valle.

¿Con qué otros recursos acompañan la virtualidad?

A través de Meet y los profesores tienen una serie de páginas y aplicaciones como el Jamboard y Kahoot. Trabajan mucho con los formularios [Google Form], hay una
serie de aplicaciones que ellos utilizan. Este año intentamos también trabajar el texto virtual del Ministerio, en ciencias naturales y en matemática de octavo, pero en
realidad no funcionó bien porque había que tener capacitaciones.

¿De qué manera han influido los talleres realizados en Chaka sobre liderazgo distribuido, trabajo colaborativo o diálogos reflexivos en tu gestión y en los lineamientos del liceo?

El tema del liderazgo distribuido nosotros lo habíamos implementado con el Director Don Sergio Fernández. Habíamos participado en una capacitación sobre el tema y, una de las claves para poder seguir funcionando bien como comunidad educativa fue esa, que don Sergio lo pusiera en práctica. Una vez que él se enfermó, todos sabíamos qué teníamos que hacer, nos había empoderado, teníamos todos cierta autonomía y el equipo de gestión sabía lo que en términos generales tenía que hacer o estaba haciendo. Por otro lado, gracias a Chaka hemos profundizado bastante en estas prácticas. Nosotros hacíamos el acompañamiento de aula y retroalimentación en un formato muy antiguo, muy tradicional, sin esa visión que era necesaria y que hemos aprendido ahora en los talleres.

¿Y tú esto lo trabajas a nivel del programa con lenguaje y matemática o a nivel establecimiento con todos los docentes?

Con todos los docentes porque en el fondo lo que estamos observando es más que nada la interacción; si logran ciertos procesos como la metacognición, el tema de los aprendizajes profundos más que el contenido disciplinar.

Entonces, ¿cómo ves tú que los docentes incorporan la metodología Chaka, qué les cuesta y qué no les cuesta del programa? ¿Cómo recepcionan eso los docentes y de qué manera lo han implementado?

Bien, yo diría que dadas las características personales de nuestros profesores ellos siempre están muy dispuestos a aprender nuevas metodologías, nuevas estrategias. Nos facilita mucho que los cursos sean pequeños en número de alumnos porque todo lo que Chaka propone; la aplicación de las herramientas que han aprendido se puede implementar. También que tengamos acompañamiento de los profesionales. Quizá lo que más nos ha costado en términos generales es el tema de la planificación invertida.

Desde tu perspectiva, en todo el proceso que has vivido como jefa UTP ¿qué es lo que destacarías más del programa Chaka? ¿Qué les ha servido, le ha sido útil al establecimiento? ¿Cuál crees que ha sido el mayor aporte y qué les ha costado más?

Lo particularmente relevante desde el área de liderazgo, fue el acompañamiento directivo. Ha sido fundamental en este año para nosotros, porque tenemos un equipo
de gestión en el que solamente hay una profesora que soy yo, los demás miembros son profesionales de otras áreas, por lo que este apoyo que hemos tenido permanente ha sido fundamental para el análisis de cómo estamos trabajando y empezar a planificar el 2021, priorizar temáticas del colegio que con esa visión externa se ven de otra manera. El análisis y la reflexión han sido profundos respecto de cómo estábamos trabajando. Por otro lado, es importante mencionar el apoyo emocional que nos ha dado Chaka. Ha sido un año muy complejo y ha habido detalles que para nosotros como comunidad han sido muy significativos y lo agradecemos.

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.