El Programa Chaka, implementado por SUMMA, el primer Laboratorio de Investigación e Innovación en Educación para América Latina y el Caribe, en alianza con la Fundación Luksic, en la región chilena de Arica, realizó el taller “Facilitando Conversaciones Reflexivas”.

Esta instancia de formación fue conducida por las destacadas académicas Carmen Montecinos y Mónica Cortéz, del equipo Líderes Educativos de la PUCV, y tuvo por objetivo fortalecer las capacidades de Directores/as y sus equipos directivos y profesionales para movilizar prácticas de reflexión profesional, como marco propicio para la implementación de las transformaciones pedagógicas que forman parte del Programa CHAKA y, en particular, de la metacognición y el diálogo reflexivo, ejes centrales del Programa.

Mauricio Farías, Director de Transformación Escolar de SUMMA, dio la bienvenida al espacio, y a continuación Carmen Montecinos presentó los objetivos del taller, las herramientas que facilitan los procesos reflexivos en los equipos directivos y docentes, y los movilizadores del desarrollo de capacidades. 

Luego, introdujo el tema de la reflexión que dio paso al primer trabajo en subgrupos. 

“La reflexión no se propicia cuando quien escucha evalúa y juzga, ni cuando se dan soluciones, porque cierra la posibilidad de explorar en los pensamientos y sentimientos del otro, o minimizar lo que el otro dice”, explicó. “Necesitamos movilizar creencias y conocimientos con la reflexión y aprender desde la práctica”, agregó.

Mónica Cortéz, por su parte, expuso sobre las organizaciones abiertas a aprender: “Para que se produzca la reflexión los líderes deben ir construyendo culturas organizacionales abiertas al aprendizaje. ¿Cómo lo hacemos? Con confianza en que el otro puede, la posibilidad de equivocarse, y apertura para tomar riesgos”, dijo, y presentó un protocolo para construir conversaciones reflexivas, que fue puesto en práctica en un ejercicio en subgrupos. 

Hacia el final, Mauricio Farías agradeció a las y los asistentes al taller y adelantó que el próximo encuentro será sobre retroalimentación, uno de los elementos del modelo pedagógico Chaka. 

Chaka significa “puentes” en lengua aymara y busca potenciar el aprendizaje colaborativo al interior de las comunidades educativas, entre los establecimientos de la red Chaka y entre éstos y su ecosistema local.

El programa se desarrolla en el norte de Chile, específicamente en cinco Liceos de Arica y Parinacota. Además, posee una plataforma virtual colaborativa que apunta a favorecer la comunicación de la red de establecimientos que participan en el proyecto, al promover espacios de interacción y la conformación de vínculos entre integrantes de los distintos centros de estudio. También, facilita el acceso a las herramientas y contenidos correspondientes a las diferentes estrategias que desarrolla Chaka.

¡Haz clic en una estrella para calificarla!

Puntuación media 0 / 5. Recuento de votos: 0

No hay votos hasta ahora! Sé el primero en calificar esta publicación.